De la cárcel a la NY Fashion Week: un cuento de hadas