El (casi) descuido de Melania Trump que no fue