El vídeo más loco de Cara Delevingne, ahora en slow motion