Karlie Kloss, el ángel en el acantilado