Lupita Nyong’o, una musa para Vogue aterrorizada por una serpiente