Malena Costa o la modelo que miraba fijamente a su perro