Mark Tacher, la vida después de Cecilia