Merry Christmas o la prueba de que Orlando Bloom y Katy Perry siguen