Miguel Ángel Silvestre, un sexy (y casi accidentado) bateador en USA