Miley Cyrus vuelve a ser una niña buena