Palomo Spain en París o el juego de las máscaras