Irina Shayk, fiesta al rojo vivo en París