La portada de Vogue de Kim Kardashian genera críticas y bromas a partes iguales