Nicolas Sarkozy y Carla Bruni, cuando calienta el sol en Córcega